4 de Abril 2007

Margaret Thatcher y el punk

Este lunes, el conocido popularmente como diario inane hacía una muestra de estupidez políticamente incorrecta basada en una premisa absurda: el punk sería una especie de respuesta al "neoliberalismo" impulsado por Margaret Thatcher. Así, el artículo comienza con la siguiente entradilla:

Hace justo tres décadas, en el Londres de Thatcher, los ajustes económicos llenaban las calles de parados, y un tendero llamado Malcom McLaren ideó un insólito movimiento artístico
Empieza después a precisarlo:
Ocurrió en Londres, en tiempos de la Thatcher, cuando unos pandilleros se acercaron al garito donde tocaban los Ramones, grupo de Nueva York que venía pegando. La ocasión merecía un recibimiento inglés con cortina de flemas al uso, así que fueron a darles la bienvenida. No hay que olvidar que la juventud de la época andaba tan insatisfecha que había conseguido deleitarse en el polvo de su propia insatisfacción. Anfetas caducadas, matarratas en vena y que siga rulando el bote del pegamín eran moneda corriente en los barrios londinenses.
Hay un pequeño problema con esta descripción, pero el principal es, sin duda, que hace treinta años estábamos en 1977 y Thatcher no llegó al poder ¡hasta mayo de 1979! Así pues, no tiene ningún sentido el prejuicio ideológico que expele a continuación:
Tampoco hay que olvidar que la Thatcher se mantuvo siempre fiel a su economista de cabecera, Milton Friedman, hijo bastardo de Adam Smith y ducho en escupir semilla neoliberal en el vientre de todas las formas de gobierno habidas y por haber, convirtiéndolas en una sola. Y como consecuencia de las medidas que la Thatcher tomó de Friedman, vendría el vómito de parados.
Amén de esa extraña virguería literaria sin sentido, a no ser que el autor sea un progre para el que todos los gobiernos progres sean originales y distintos, y los liberales todos iguales, hace una extraña acusación: las colas del paro fueron culpa de Thatcher. Sin embargo, el más famoso cartel de campaña de las elecciones que ganó la dama de hierro, recordemos, en 1979, fue éste:
Cartel electoral de la campaña de Thatcher

Y es que las colas las crearon las políticas socialistas. Cierto es que no sólo de los laboristas, que entonces estaban en el poder, sino también de los conservadores que lo habían tenido antes y no habían hecho las necesarias reformas liberales que sí emprendió Thatcher. Socialistas de todos los partidos, que diría Hayek.

El resto del artículo es igual, o peor. Léanlo, que no tiene desperdicio, o quizá mejor, todo él lo es. Ya imagino que el autor, Montero Glez, no es precisamente especialista en política o economía, pero precisamente por eso quizá no debiera dedicarse a soltar mentiras con tanto desparpajo.

(Gracias a Gustavo Sanromán por el aviso)

ACTUALIZACIÓN: Como bien me advierte el propio Gustavo, Ramón Pérez-Maura también ha hecho las mismas críticas desde las páginas del propio ABC.

Escrito por Daniel Rodríguez Herrera contra ABC a las 4:14 PM | Comentarios (6)