11 de Marzo 2006

Los fanáticos son los anticastristas

Leemos en el Pravda:

El béisbol enfrenta a Cuba y EE UU

La exhibición de un cartel anticastrista en la transmisión del Mundial irrita a La Habana

Cuba entera lo vio en directo por televisión: el cartelito decía “Abajo Fidel”, y cada vez que un lanzador arrojaba la bola el fanático anticastrista lo exhibía frente a la cámara desde la grada. Ocurrió el jueves en San Juan de Puerto Rico durante el segundo partido del equipo cubano en el Clásico Mundial de Béisbol, contra la selección de Holanda. El Gobierno de Fidel Castro convocó ayer en desagravio un “acto de protesta” ante la Oficina de Intereses de EE UU en La Habana para denunciar “las cínicas provocaciones contrarrevolucionarias”.

Veamos, un señor con un cartel contrario a un dictador totalitario y sanguinario es un "fanático". En cambio, un gobierno que se dedica a llevar a las masas ante una oficina extranjera porque se ha visto un cartel durante un partido de béisbol no merece caificativo alguno por Mauricio Vincent, autor de la noticia, mientras no se confirme que se la han pasado desde el Granma.

Este es el "periódico de referencia". O algo así.

Escrito por Daniel Rodríguez Herrera contra a las 11 de Marzo 2006 a las 01:03 AM
Comentarios

Lo que te jode es que Mauricio que está en la isla jugandosela os dejó en ridiculo a LD y la noticia inventada de que Castro habia prohibido el Hola y el Muy Interesante. Es que no sabeis ni mentir...bah
Oye, tu, el comando ese que manipulaba el EGM lo habias organizado tu, lo digo por lo chapucero, je.
Anda, mira, estamos a viernes y tu sin pedir perdon a la comunidad judia en España...

Posted by: dgr en: 11 de Marzo 2006 a las 01:16 AM

Oye, dgr, no acabo de entenderlo.

"Lo que te jode es que Mauricio que está en la isla jugandosela..."

Pero bueno, ¿no habiamos quedado en que en el paraiso de la libertad y el respeto por los derechos humanos nadie corre peligro por expresar su opinion?
¿Por que se la esta jugando Mauricio?

Posted by: YoMismo en: 11 de Marzo 2006 a las 01:39 AM

Porque informa con veracidad de lo que ocurre en la isla. Y eso contra una dictadura es jodido y arriesgado. Los problemas que ha tenido Mauricio por eso son legendarios. Otros se creen que lo saben todo porque una vez cogieron el Metrosur...
Por cierto, deberias revisar tus opiniones sobre lo que pasa en Cuba, te veo un pelin despistado, por si acaso te aviso que aqui no le tienen mucha simpatía a Castro, que le hagan de tontos utiles para su propaganda es otra cosa...
Je.

Posted by: dgr en: 11 de Marzo 2006 a las 01:56 AM

Los fanáticos son los represaliados.

Los integristas son los católicos.

La ultra es la derecha.

Los gobiernos son los terroristas.

Los terroristas son sólo resistentes.

Hay que 'hablar' con los asesinos de ETA.

Las víctimas del terrorismo entra en la manipulación política.

Al partido político que tiene a sus miembros amenazados de muerte (PP) quiere que el terrorismo continúe.

El 11-M fue una respuesta justificada a una política del gobierno legítimo español.

El PP hacía políticas represivas y coartaba la libertad. El PSOE en cambio solo promueve políticas de progreso y libertad.

[...]

El mundo al revés. Está claro que a la progresía lo que le parece bien son las hostias y la represión.

Posted by: José Francisco en: 11 de Marzo 2006 a las 11:41 AM

Sí, muy arriesgada debe ser la vida del Mauricio ese de los perendengues: creo que cada noche duerme en un lugar diferente. ¿No podría nuestra Armada enviar un submarino a las costas de Cuba para rescatarlo? Por favor, Bono, haz algo.

Posted by: lobotomizado en: 11 de Marzo 2006 a las 02:04 PM

La comparación entre las previsiones del ideario de la COPE y el comportamiento profesional de algunos de sus comunicadores arroja tal grado de incongruencia que no es extraño que los propios obispos hayan asumido ya que tienen un serio problema con su cadena de radio. Los denominados «objetivos» de la radio episcopal son la difusión de «la doctrina y actividades de la Iglesia Católica», la orientación «a la opinión pública con criterio cristiano» y la colaboración «en la promoción humana, social y cultural de la sociedad en general». Esos objetivos se corresponden en el ideario de la COPE con unos «compromisos profesionales y éticos» entre los que se encuentran -desarrollados con gran profusión de conceptos- «el rigor y la calidad profesional», además de «el servicio a la verdad con espíritu de convivencia y criterio independiente» y la promoción «de los valores del humanismo cristiano».
Sin embargo, episodios tan graves como la suplantación del presidente del Gobierno en una supuesta e irresponsable conversación telefónica con el jefe del Estado de Bolivia o la infiltración de encuestadores pagados para desacreditar de modo inadmisible, y seguramente ilegal, el Estudio General de Medios, demuestran que algunos de los profesionales al servicio de la COPE no se sienten vinculados al ideario de ese medio, cuyos propósitos editoriales quedan también desmentidos a diario mediante la práctica de un seudoperiodismo en el que impera el exabrupto, el insulto, la descalificación personal y el mayor de los sectarismos.
Desde la COPE no sólo se ha puesto en solfa la proyección exterior de España y se ha tratado de reventar el sistema de medición de audiencias de radios y diarios -que, siendo sin duda mejorable, debe intentarse desde la lealtad y los procedimientos más profesionales y transparentes-, sino que, además, se produce un constate ataque -desmedido e injurioso- a las instituciones del Estado, incluida la Monarquía, sin que de esta lluvia de improperios se libre el líder de la oposición. Tales ataques se perpetran, a mayor abundamiento, en unos términos abusivos y ad hominen, sin el más mínimo reparo para la intimidad, el honor y la imagen pública de los que resultan habitualmente vilipendiados de manera constante en no pocos programas de esta red de emisoras.
Esta situación ha creado, como no podía ser de otra manera, gravísimas contradicciones entre los obispos, pero, especialmente, entre los propios católicos, que no pueden reconocer en un medio eclesial los valores que su religión propugna y que Su Santidad el Papa ha resumido de modo extraordinario en su primera encíclica, la cual, no por casualidad, comienza con la expresión Deus est caritas.
La Iglesia, como editora de la COPE y responsable, por lo tanto, de sus contenidos, deberá abordar la desafección manifiesta de determinados comunicadores al ideario del medio y que a esa incoherencia añaden la infracción habitual de las más elementales normas de la deontología de la profesión periodística; tendrá, también, que responder de sus comportamientos probablemente ilegales y afrontar el hecho incontrovertible de que su radio se haya convertido en una auténtica piedra de escándalo, tanto en términos éticos y cívicos como en los que acotan una razonable convivencia democrática.

Posted by: Hay que decirlo más en: 12 de Marzo 2006 a las 02:44 PM

Garrotazo del ‘ABC’ a la COPE

Estaba Marcello leyendo sin esperanza la prensa de papel en el parque del Retiro, que parece el malecón de La Habana con más negritos, como dirían Carlos Cano y Antonio Burgos, cuando de pronto dio un respingo y exclamó: ¡pardiez, ABC ha sacado el mazo! Nuestro héroe leyó con sorpresa y atención el editorial contra los bronquistas de la COPE, poniendo de paso a la Conferencia Episcopal frente a la realidad y su directa responsabilidad por lo que hacen y dicen en esa emisora.

Un altavoz nacional en el que algunos de sus famosos comunicadores consideran que el periodismo independiente consiste, una vez instalados en casa ajena, en no dejar títere con cabeza, a base de estacazos, insultos y descalificaciones. Porque el análisis y la información, al estilo tradicional de toda democracia, no forma parte de la línea editorial de la COPE. Ello a pesar de que el ideario que la Conferencia Episcopal (que reproduce ABC) impuso a la Cadena figura en los contratos de sus meteoritos —no son estrellas— contrasta con la práctica habitual del palo por doquier que se emite por las ondas.

Imagino al mandril de La Mañana en sus aposentos dominicales, luciendo bajo la ducha la oronda barriguita que se ha echado —se escucha en la selva radiofónica el coro de los chimpancés al unísono: “El mandril está preñao/ ¡quién ha sido!/ ¡quién ha sido!/ ¿qué ha pasao?”— cuando suena el teléfono móvil que tiene en la jabonera y al otro lado del aparato se escucha a la telefonista del diario El Mundo que le dice: “Don Federico, me dice el director que le pregunte si ha leído usted el ABC, y que luego le llama”. Con un salto espectacular, propio de su condición arborícola, el mandril escapó del baño, se enfundó el pomposo albornoz que, como el de un marqués, lleva bordadas sus iniciales en la pechera y se lanzó furioso sobre los periódicos que el portero de la casa depositó sobre el felpudo de su mansión.

A medida que el Mandril Losantos iba leyendo el implacable editorial de ABC, sus pinturas de guerra, los colores azul, rojo y verde que adornan el fiero morro sobre los afilados colmillos, se encendían y se apagaban como lucecitas de Navidad, mientras le salía humo de la peluda cabezota y unas ganas incontrolables de gritar: ¡Zarzaleejooos, te voy a masacrar! ¡Bergareecheeee, te vas a enterar!

Es verdad, José Antonio Zarzalejos ha expuesto ante semejante energúmeno la femoral porque, como se dice en el toreo, se arrimó al morlaco y montó el estoque a la hora de la verdad. Y verdades ha dicho y con gran y cristiana habilidad
—poniendo incluso al Papa Benedicto XVI como testigo— y lanzando un guante y un aviso sobre la mesa redonda de la Conferencia Episcopal, donde llueve sobre mojado, porque lo de la COPE, lejos de ser una emisora confesional, se ha convertido en la casa de los líos.

Líos que, además de los políticos y mediáticos habituales porque el mandril no se para en barras, y eso que por la gordura parece preñao —se escucha, de nuevo, el coro de chimpacés: “el mandril está preñao/ ¡quién ha sido!/ ¡quién ha sido!/ ¿qué ha pasao?!”—, ahora se han extendido al campo internacional con el timo a Evo Morales, y finalmente al empresarial, con la última gran aventura de la manipulación del EGM. Dando una lección de cómo se hace, con fraudes, mentiras y manipulaciones de más que dudosa legalidad, el periodismo de investigación. ¿Lo han hecho más veces por aquello de que el que hace un cesto hace cientos? No se sabe. Y si no les gusta el EGM, que seguro que no son angelicales, ¿por qué no se van como hicieron otros alguna vez?

Lo más divertido del espectáculo selvático y radiofónico —el mandril, intenta relajarse un poco y canta ante la mirada atenta de los chimpancés: “soy el rey del jazz a gogó,/ el más mono rey del swiiing/ y a los vascos, del ABC/ los voy a triturar/ los voy a freíiiir”—, lo más llamativo, insisto, es que se autocalifican de liberales. Menos mal, porque si no lo fueran, ¿hasta dónde llegarían en su capacidad de agredir, descalificar o insultar?

Lo de ABC ha sido muy importante porque lo que dice es verdad, y ha producido en esa casa —Marcello entiende que Bergareche lo festejará el domingo, por lo menos con una mariscada— profunda satisfacción, hartos como estaban de recibir palos a diario. Y eso que aún no han sacado el Gran Berta. Es decir, la investigación —como Dios manda— de los negocios, propios del liberalismo y del libre mercado y la competencia, montados a la sombra de ciertos jefes del PP sometidos a la doma bajo el atento garrote de la COPE, por el mandril y su clac, basándose en las concesiones de licencias de televisión digital, sin cumplir las normas, y con no se sabe qué avales o créditos que convendría explicar.

Bueno, veremos si el consejo de la COPE pide al EGM perdón, como a Evo Morales, si dejan el Estudio, si los echan, si se enfada la Conferencia Episcopal, si hay querellas o si todo sigue como está por eso de que el fin, ¡derribar al Gobierno!, justifica los medios y las maneras, aunque tengan muy poco que ver con la verdad, la esperanza y la caridad. A fin de cuenta, los obispos también, todos somos humanos y pecadores. Y el hombre, ya lo decía Darwin en contra del Evengelio, viene del mono, y el mono del árbol; y de los dos, el mandril, que está gordito —él le decía hace poco a Polanco bajito—, porque a lo mejor el mandril está preñao —canta de nuevo el coro de chimpancés: “El mandril está preñao/ ¡quién ha sido!/ ¡quién ha sido!/ ¿qué ha pasao?”— de malvadas intenciones, se entiende. Y lo que es peor, furioso con Zarzalejos, que, eso sí, se la ha jugao.

Posted by: Hay que decirlo mucho más en: 13 de Marzo 2006 a las 12:55 PM