Octubre 18, 2004

Obra maestra

La verdad es que estoy arrepentido de haber criticado tanto a Pablo Pardo, hoy he leído tres crónicas suyas, y no sé si es por sobredosis o qué, pero la última me ha parecido una obra maestra. Veámosla

A sus 25 años, 'Abdul' es en cierto sentido una catástrofe humana, pero tiene una cualidad que lo hace noticiable: es la primera persona que conozco que ha cambiado su voto gracias a (o por culpa de) Michael Moore. "Yo iba a votar por Bush, le creía todo lo que decía. Pero entonces vi la película Fahrenheit 9/11 y pensé: "Este tipo tiene razón. Bush estaba detrás de todo. Lo sabía todo".

Abdul también detesta a los judíos. "En las Torres Gemelas no murió ninguno judío. Los llamaron esa mañana y les avisaron de que no fueran a trabajar allí, que se quedaran en casa. Y allí murieron 800 musulmanes". En realidad, el 11-S fueron asesinados 300 judíos y 100 musulmanes. Pero el mito de que a los hebreos les avisaron de que no fueran a trabajar al World Trade Center está muy extendido entre los musulmanes de dentro y fuera de Estados Unidos. Y entre los no musulmanes: yo se lo he oído decir incluso a una funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores de Vietnam. Y si no discutí con ella entonces, no voy a hacerlo con 'Abdul'. Es más, a 'Abdul' sólo pienso decirle 'sí' a todo.

Él se considera musulmán, pero también hispano. Y, por eso, otro enemigo son los negros. "No quiero saber nada de ellos, los hispanos no queremos nada con ellos. Ni con los negros americanos, ni con los somalíes y los etíopes con los que tengo que trabajar. Ésos son los más racistas de todos", declara. Pero inmediatamente vuelve a arremeter contra los judíos: "Ellos controlan el mundo. Dicen que hay que bombardear a los árabes. Y encima cambiaron los libros sagrados".. No le contradigo, pero le pregunto si conoce algún judío: "Sí, tengo un buen amigo judío. Hay que diferenciar a las personas".
'Abdul' llegó a Estados Unidos huyendo de una mafia de narcotraficantes de la que formaba parte en Puerto Rico. Él era uno de los sicarios y estaba enganchado al 'crack'. Estuvo involucrado en tiroteos -"pero creo que nunca maté a nadie"- y hasta le cortó un brazo a un rival. Su vida estaba encaminada hacia una muerte temprana. Pero entonces redescubrió la religión de su infancia. Tomó a su mujer y a sus hijos y se marchó a Ohio, en el Medio Oeste de EEUU. "Ahora vivo con Dios y para Dios", declara. En realidad, su día a día es más prosaico. 'Abdul' sobrevive llevando a cabo chapuzas como mecánico, trabajando a ratos de taxista y como proxeneta. Y de las ayudas del Estado. "El año pasado gané 32.000 dólares. Éste sólo llegaré a los 18.000. Así no puedo mantener a mi familia. Menos mal que el Gobierno me dará unos 6.000 más".

¿Veis? Primero presenta a Abdul como a un seguidor de Michael Moore, después deja claro que sus prejuicios contra los judíos se basan en mentiras y manipulaciones, y hasta admite que incluso a una persona como Abdul el gobierno americano da 6.000 dólares para mantener a su familia. ¿Convierte esto en una obra maestra su crónica?

No, pero esto otro sí.

La historia de Abdul es profundamente americana. Este país se ha hecho a base de gente que ha venido huyendo de otros sitios con la ilusión -o la necesidad- de empezar desde cero. De gente que ha descubierto a Dios y ha cambiado su vida. De gente violenta. De gente práctica, poco o nada intelectual. Y de gente a la que la política le importa muy poco. Abdul, aunque no lo sabe, comparte unas cuantas cosas con su odiado George W. Bush. Tal vez muchas más que con Michael Moore. Pero eso tampoco se lo voy a decir.

Utiliza toda la crónica para describir la vida y pensamientos de un sujeto despreciable, para después, sin pestañear, ponerlo como ejemplo del típico americano, incluido por supuesto su presidente Bush. Con ello consigue un doble objetivo, primero insulta de forma salvaje y totalmente gratuita a toda la sociedad americana y en especial a su presidente, algo que gusta mucho en España, y segundo y más importante, lanza un mensaje; "No os avergoncéis de la extrema izquierda descerebrada, al fin y al cabo no son peores que la simple derecha" Por supuesto en medio entre esa extrema izquierda y derecha sin cerebro están los Pablos Pardos de el mundo, los progres intelectuales que nos conducirán a un mundo mejor.

Como decía, una obra maestra.

Escrito por FP contra El Mundo a las Octubre 18, 2004 7:18 PM
Comentarios

alucinante.. pero no sólo Pardo, sus dos colegas también.

Por cierto.. en cuanto a lo de los judíos y las torres gemelas, ( y si, tienes razón, murieron 300) eso demuestra por ENÉSIMA VEZ la judeofobia latente. Para que luego salga el miserable de turno diciendo que es por la política de Ariel Sharon.

Posted by: alexpalex en: Octubre 18, 2004 8:02 PM

Este sueltas esas historias porque no tiene réplica. En un debate no tiene ni media bofetada: "¡pones como ejemplo de lo malos que son los votantes de Bush a un tío que vota demócrata! ¿tú ves otra cosa que películas de Hollywood? ¡ignorante!"

Ese es el truco, no decir las cosas donde te puedan replicar. Es la obra maestra del vocero.

Posted by: Anonymous en: Octubre 18, 2004 8:03 PM